Euskadi.eus

Inicio activado

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Estuvo genial...
Acceso a la web 'Tu Decides' Acceso al video

¿Estamos más seguros con las cámaras?

SÚBETE LA CREMALLERA. Quítate las legañas. Deja de hurgarte la nariz constantemente. Asegúrate de que estás bien peinado y de que llevas los pantalones en su sitio ¡Sonríe! Las cámaras están filmando ¡Estás en el aire!

Alguien está siguiendo tu rastro

TÚ DECIDES A QUIÉN LLAMAS Y CUÁNDO. El operador de telecomunicaciones lo registra. Tú decides dónde usar tu tarjeta de crédito y el uso que le quieras dar a la misma. El banco lo registra. Tú decides qué términos de búsqueda utilizas en Google. El buscador lo registra. En el transcurso de un día normal, dejas detrás muchos rastros. Mucha gente puede estar interesada en ellos.

Alguien está siguiendo tu rastro

Sabías que ...

11 de septiembre de 2001: unos terroristas estrellaron dos aviones contra el World Trade Center de Nueva York. Todo Occidente tembló de miedo, temeroso de nuevos ataques terroristas. Se introdujeron controles de seguridad más estrictos (pasaportes nuevos, más escuchas telefónicas, la localización de teléfonos móviles y el control del tráfico en Internet) para prevenir nuevos ataques u otras actividades criminales.

Uso y abuso

Vigilados

El aumento del miedo al terrorismo y a otro tipo de delitos trajo consigo cambios en los límites de lo que estamos dispuestos a aceptar en términos de control y vigilancia. El desarrollo tecnológico lo hace realmente posible. La mayoría de la gente considera positivo el uso de los rastreos electrónicos para combatir la delincuencia. Sin embargo ¿es correcto que todos seamos tratados más o menos como sospechosos de algún hipotético delito que pudiéramos cometer en el futuro?

Nunca antes ha sido posible recopilar tanta información sobre cada uno de nosotros. También puede resultar tentador usar esa información para otro tipo de propósitos. Los rastros electrónicos pueden ser usados para objetivos que no son de nuestro agrado: por ejemplo, las entidades comerciales pueden hacer uso de dichos rastros para actividades de marketing y de venta.

Buenas intenciones

Hay mucha gente que recopila información acerca de ti para poder ofrecer un buen servicio. Por ejemplo, estás registrado en la base de datos de la Seguridad Social y en el colegio para que puedas gozar de buenos servicios públicos. La policía y el sistema judicial también necesitan recopilar información y seguir rastros electrónicos para ayudar a investigar delitos y encarcelar a delincuentes, salvando así vidas y manteniendo la ley y el orden social.

Es importante establecer normas claras acerca de quién tiene derecho a recopilar información sobre otras personas, cómo puede ser usada esa información, para qué se puede usar y durante cuánto tiempo se puede almacenar. La información recopilada para un propósito concreto no debería ser automáticamente utilizada en otros contextos.

Cada vez más cosas de las que hacemos se graban. Las cámaras de vigilancia cada vez nos persiguen en más sitios. Alguien nos está viendo y está recopilando información sobre nosotros, aun cuando no estemos haciendo nada malo. A algunas personas no les gusta esa idea, aun sabiendo que no tienen nada que ocultar.

¿Se puede justificar la vigilancia en todos los casos?

¿Puede controlarse el uso compartido de archivos?

Colgar o descargarse música y películas sin permiso legal para hacer copias de las mismas es un acto ilegal. Los propietarios de los derechos sobre la música y las películas dejan de ingresar considerables sumas de dinero cuando la gente las baja ilegalmente en lugar de pagar por el producto.

Te están grabando

Música pirata

Mucha gente está interesada en conseguir tu información personal y te están grabando diariamente. Cada vez más entidades están recopilando información sobre ti. La policía puede usar la información para resolver delitos, mientras que los delincuentes lo hacen en beneficio propio. Las entidades comerciales necesitan información sobre ti para ganar dinero. Los vendedores están interesados en reunir el mayor número de datos posible sobre ti. Nada es gratis; tú pagas con tu información personal. Y recuerda que tienes derecho a exigir el acceso a toda la información relacionada con tu persona que haya sido registrada.

Todo se guarda

Con el fin de combatir la delincuencia, la UE ha establecido una Directiva sobre la Retención de Datos, medida que en España ya se está aplicando. Ese marco regulador supone que la información sobre con quién hablamos, a través de la línea fija, los móviles o los teléfonos IP debe ser archivada por un período de hasta dos años (en España el plazo general es 12 meses), independientemente de la duración de la conversación. Esto también es aplicable a la información sobre las personas a las que mandamos y de las que recibimos e-mails, incluyendo cuándo se conectan a Internet.

Se archivan los datos de tráfico, en ningún caso el contenido de las conversaciones o de los mensajes enviados.